El día Internacional de la Lengua China se conmemora el 20 de abril como homenaje a Cang Jie (creen que fue un historiador oficial del Emperador Amarillo y el inventor de los caracteres chinos hace unos 5.000 años) y, además, no debemos olvidar que el chino es uno de los seis idiomas oficiales de la ONU y su celebración es una manera de fomentar la diversidad cultural y lingüística de dichos idiomas.

El origen del idioma chino es uno más antiguos (data del 1250 a.C), pertenece al conjunto de lenguas siníticas (son una rama de la familia de lenguas sino-tibetanas) que incluye una familia formada por lenguas ininteligibles entre sí. Su evolución se divide en varios períodos: En primer lugar, el chino arcaico, prearcaico o chino antiguo, se caracterizaba por los pictogramas (representaban gráficamente a un objeto), fue la lengua común que empleaban las dinastías reales Shang y Zhou (entre los siglos XII a.C. y III a.C.) en las inscripciones oraculares (herramientas sagradas en huesos y caparazones de tortuga), sobre objetos ornamentales de bronce y textos clásicos de la literatura china. En segundo lugar, la llegada y expansión del chino clásico o medio está relacionado con las dinastías Sui, Tang y Song (desde el siglo VI a.C. al X d.C.) siendo la lengua utilizada en la literatura china (en las obras de Confucio, Mencio, Laozi, Han Feizi, Mozi o Zhuangzi), dándose la diglosia, dado que las clases cultas utilizan el chino literario a pesar de las otras lenguas nativas regionales. Y, por último, el chino moderno (desde el siglo X hasta la actualidad) se caracteriza por la simplificación; si bien los comunistas después de la victoria de la guerra civil china y la constitución de un nuevo régimen en 1949 realizaron una controvertida simplificación de los caracteres en la China continental con el fin aumentar la tasa de alfabetización del pueblo, los adversarios nacionalistas en Taiwán la rechazaron, dado que supondría una ruptura con lo tradicional, así que en la actualidad el chino simplificado lo emplean en la parte continental y Singapur, y el estilo tradicional perdura en Hong Kong, Macao, Taiwán. Por lo tanto, en la lengua escrita, hay dos formas de escritura: la tradicional (emplean los caracteres antiguos, desde hace miles de años) y la simplificada (para reducir el número total de caracteres, fusionan lo que eran dos o más caracteres, que tienen significados diferentes, pero con pronunciación igual o similar, en un solo carácter).

Ilustración 1.- Ejemplo de las dos formas de escritura china: la tradicional y la simplificada.

El idioma chino no cuenta con letras (no tiene alfabeto) sino que se compone de caracteres o logogramas. Es difícil saber la totalidad de caracteres, para hacernos una idea, un extenso diccionario chino (sin ser exhaustivo) contiene unos 45.000 caracteres y se estima que un hablante medio maneja unos 3.000 caracteres; en cambio, se puede transcribir con el pinyin, un sistema de transcripción fonética que convierte la escritura china al alfabeto latino. En un principio la manera de escribir era de arriba hacia abajo y de derecha a izquierda, sin embargo, cambió y se escribe en horizontal y de izquierda a derecha.

Los conflictos políticos ocasionados por el crecimiento y las desapariciones de varias dinastías chinas dieron lugar a guerras, de ahí que huyeran a otras regiones, expandiendo sus idiomas y dialectos por todo el imperio. Aunque la lengua china tiene al menos entre seis y doce dialectos, la mayor parte de la población china habla el mandarín como idioma oficial de la China continental, siendo el dialecto predominante, está basado en el habla local de Pekín y es conocido como putonghua cuyo significado es lengua común o lengua estándar (se emplea en la administración y en la escuela) y también otro dialecto conocido, es el cantonés (como la lengua oficial de Hong Kong y el dialecto más hablado en sur del país).

Ilustración 2.- Algunos de los dialectos de la lengua china.

Entre las particularidades de este idioma señalamos que no tiene sustantivos específicos de género, es decir, no hay distinción entre nombres en singular y en plural (son incontables) y por ello, existe un clasificador numeral para todos los tipos de objetos. Ni tampoco tiene conjugaciones verbales (cuando se quiera indicar los tiempos se empleará al principio de la oración las expresiones temporales como: hoy, ayer o mañana).

Así que, aprender este idioma es todo un reto, no solo por lo que hemos comentado, sino porque el chino mandarín es una lengua tonal, es decir, cuenta con cuatro tonos, las sílabas tienen la misma estructura que se diferencian según la entonación que se las dé, por lo que sí que se quiere tener una correcta expresión será fundamental manejar estas diferencias.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario