Ilustración 1: Mechero con linterna LED, un Modelo de Utilidad típico

El Modelo de Utilidad protege invenciones con menor rango inventivo que las protegidas por Patentes, consistentes, por ejemplo, en dar a un objeto una configuración o estructura de la que se derive alguna utilidad o ventaja práctica nueva. Por ejemplo, añadirle una linterna LED a un mechero (el mechero y la linterna no pueden ser patentados, ya lo estaban, pero al unirlos se puede registrar como modelo de utilidad) o el sacacorchos con abre chapas, otro tanto de lo mismo.

El dispositivo, instrumento o herramienta protegible por el Modelo de Utilidad se caracteriza por su «utilidad» y «practicidad» y no por su «estética» como ocurre en el Diseño Industrial. El alcance de la protección de un Modelo de Utilidad es similar al conferido por la Patente. La duración del Modelo de Utilidad es de diez años desde la presentación de la solicitud (mitad de el de una patente). Para el mantenimiento del derecho es preciso el pago de tasas anuales (exactamente como una patente).

Ilustración 2: Sacacorchos con abre chapas, otro típico Modelo de Utilidad.

Hablando en plata un Modelo de Utilidad no es un invento o diseño nuevo, si no usar algo ya inventado o diseñado para una utilidad nueva cambiando ligeramente su configuración o estructura. Es una invención no obvia menos evidente que una patente. Se registran, pasando un examen previo en el cual pueden ser rechazados y lleva tiempo y dinero el que te lo registren; ya es cuestión de miles de € según cada caso y la agencia de propiedad industrial que te lo registre (puede hacerse personalmente, pero es un galimatías burocrático). Se registran individualmente en cada país o a nivel europeo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta