Ilustración 1: Crótalos en el antiguo Egipto.

Otro tanto, como con el botijo reseñado en el capítulo anterior, pasa con la castañuela, que con el nombre clásico de crótalos o címbalos (a gusto del consumidor), existen durante toda la historia documentada de la humanidad.

Los hay en manifestaciones pictóricas o escultóricas de casi cualquier cultura.

En concreto existen restos que ya son descritos como címbalos en las culturas Mesopotámicas, o del antiguo Egipto, del Tíbet, de los fenicios, de los minoicos, de los grecolatinos.

Ilustración 2: Címbalos tibetanos.

Y a partir de estas culturas de la edad antigua, en todo el resto de culturas y épocas donde uno quiera mirar se encontrará este instrumento musical tan básico.

Lo único reseñable es que mayoritariamente son metálicos, mientras que las castañuelas españolas son de madera.

Parece ser que lo verdaderamente original en la castañuela es el nombre español, ya que efectivamente, este instrumento recuerda a la forma de la castaña.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta