También se hablan tres lenguas romances en España en franca regresión y con muy pocos hablantes; el bable, el aragonés y el aranés (por orden de número de hablantes).

El bable o asturiano se habla actualmente en España en el Principado de Asturias, por unas 100.000 a 200.000 personas que lo tienen como lengua materna. Esta muy emparentado con el extinto idioma leonés y con el mirandés (legua autóctona de Miranda del Duero en Portugal). Algunos autores los unen en un único idioma al que denominan asturleonés. En 1980 se creó la Academia de la Lengua Asturiana cuyo fin es el estudio, la promoción y la defensa del asturiano. Pero no es considerado lengua oficial por el gobierno del Principado de Asturias.

Ilustración 1: Lenguas habladas en Aragón, en amarillo castellano, en anaranjado aragonés y en fucsia catalán

El aragonés es una lengua occitana (derivada de la lengua de oc del sur de Francia) en el norte de la provincia de Huesca, en los pirineos. En concreto se habla en las comarcas de la Jacetania (cuya capital es Jaca), el Alto Gállego, Sobrarbe y en la parte occidental de Ribagorza. Muy castellanizado se habla también en otras comarcas de la zona. Su origen (al igual que el catalán) es la marca hispánica carolingia y los condados que surgieron de ella (condados de Aragón, Sobrarbe y Ribagorza). En la actualidad se calcula entre 8.000 y 12.000 los  hablantes activos y entre 30.000 y 50.000 los hablantes pasivos que lo entienden, pero no lo hablan o lo hacen muy castellanizado. Tiene desde 2013 su Academia Aragonesa de la Lengua y es lengua oficial en el estatuto de Aragón para las comarcas que lo conservan.

El aranés se habla en el valle de Arán en el Pirineo leridano. Es una variedad transpirenaica de la lengua occitana o lengua de oc del sur de Francia. El aranés es la lengua materna de 2.785 personas según los datos del censo de 2001. Según esta misma fuente el aranés es la lengua materna del 34,2 % de la población del Valle de Arán, tras el castellano, que es la lengua materna del 38,8 % de la población, y por delante del catalán, que es la lengua materna del 19,4 %. Según la ley aprobada en el Parlamento de Cataluña en 2010, el aranés se convierte no solo en lengua cooficial en el Valle de Arán sino en toda Cataluña, siendo de uso preferente en sus territorios naturales (Valle de Arán).

Lenguas romances de España actualmente muertas son el leones (hablado en León y Zamora, fue lengua empleada tanto a nivel público como privado en los territorios del reino de León, hasta que progresivamente fue sustituida por el castellano en el uso público tras la unión de ambos reinos en 1230, actualmente es una lengua muerta), el cántabro (fue hablado en Cantabria y algunos autores lo consideran un dialecto asturleonés, los restos que quedan están totalmente castellanizados y no se conoce datos sobre su posible número de hablantes actuales, si es que los hay), el judeocatalán (catalán hablado por las comunidades judías en la edad media, lengua muerta), el judeoaragonés (el aragonés hablado por las comunidades judías en la edad media, lengua muerta) y el mozárabe, en el cual nos detendremos un poco por su peculiaridad intrínseca.

El mozárabe es el conjunto de dialectos romances que se hablaban en los territorios de la península ibérica por los cristianos bajo dominio musulmán, entre la conquista árabe del año 711 y posiblemente el siglo XIII o incluso el XIV. Los mozárabes que vivían en territorios que fueron reconquistados por los reinos cristianos del norte, acabaron fusionándose con los conquistadores, con los que compartían religión. Sin embargo, durante algún tiempo se mantuvo en algunos lugares una identidad claramente separada para ambos grupos, ese fue el caso de la ciudad de Toledo.

Era la lengua litúrgica para el rito mozárabe, y aún siguen celebrándose contadas misas en ese rito (por ejemplo, diariamente en la catedral de Toledo) aunque usando el idioma español. Tenía la peculiaridad de que siendo una lengua romance se escribía en alfabeto árabe en vez de en alfabeto latino. Es una lengua muerta, pero se conservan muchos textos poéticos denominados genéricamente como jarchas. Una jarcha es una composición corta y poética de carácter amoroso, a la que se ha buscado una relación con la lírica primitiva hispánica de origen popular, como las cantigas de amigo y los villancicos. La jarcha más antigua parece ser de mediados del siglo XI y la más moderna de la primera mitad del XIV. Frecuentes las jarchas sobre todo entre finales del siglo XI y principios del XII.​

Otros casos curiosos son el castúo y el silbo gomero. El castúo para la mayoría de los autores es un dialecto extremeño del castellano, pero para algunos autores es un idioma distinto al castellano llegando a llamarlo “estremeñu”. Se habla en el norte de la provincia de Cáceres y en una pequeña franja del sur de Salamanca. La denominación de castúo fue acuñada por el poeta extremeño Luis Chamizo Trigueros, natural de Guareña, provincia de Badajoz, cuando en 1921 publicó su libro de poemas “El Miajón de los Castúos”. Pero el escritor en castúo por excelencia fue el poeta José María Gabriel y Galán; nacido en la comarca de Guijuelo en el sur de Salamanca; en 1898 compone “El Cristu benditu”, primera de sus famosas Extremeñas en las que empleó su lengua vernácula, el castúo.

Ilustración 2: Silbo gomero.

El silbo gomero es un lenguaje silbado practicado por algunos habitantes de Canarias (típicamente de La Gomera, segunda isla más pequeña y la más abrupta) para comunicarse a través de barrancos y valles. El silbo transforma los sonidos vocalizados de cualquier lenguaje natural humano en silbidos tonales reconocibles a distancia. Tras la desaparición del idioma guanche originario, en la actualidad codifica habitualmente la lengua castellana. El silbo gomero permite intercambiar mensajes en una distancia de hasta cinco kilómetros. Los practicantes del silbo gomero usualmente son conocidos como silbadores. En 1997 el Parlamento de Canarias aprobó la inclusión del silbo gomero como parte del currículo escolar. El silbo gomero entonces se convirtió en una asignatura obligatoria en primaria y secundaria a partir de julio de 1999. En 2009, el silbo gomero fue inscrito por la Unesco en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

A pesar de parecer muy exhaustivo el recorrido hecho por todas las lenguas de España, aun podríamos extenderlo mucho más (aunque no vanos hacerlo con un sexto capitulo) incluyendo leguas muertas como sería el guanche canario (enraizadas con las lenguas bereberes del norte de África) o lenguas aun vivas pero minoritarias como  el panocho de la huerta murciana (que incluso algunos autores diferencian de un idioma murciano anterior) y un largo etcétera.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta