Todas las lenguas habladas actualmente en España son romances excepto el euskera, que ni siquiera pertenece a la macrofamilia indoeuropea. De hecho no está emparentado con ninguna otra lengua, por los cual se le clasifica como lengua aislada (que hay unas trescientas).

No se sabe nada sobre sus orígenes (como veremos hay donde elegir, casi para todos los gustos), tenemos varias teorías al respecto como son:

  • Teorías vasco-iberistas: Según la cual el idioma de los iberos sería el antecesor directo del euskera. Por así decirlo el euskera sería la lengua de los iberos (pobladores prerromanos levantinos y del sudeste ibérico) que se habría conservado entre los pirineos y el golfo de Vizcaya. Esta teoría era defendida por Unamuno.
  • Teoría caucásica: Según la cual el euskera serían los restos de una familia de lenguas caucásicas extendida por toda Europa y que fue barrida con los invasores indoeuropeos en el siglo XIII antes de cristo. Los que la defienden encuentran similitudes entre el euskera y el georgiano.
  • Teoría Urálica: Que emparentan el euskera con el finés y el húngaro (el tronco fino-húngaro del que se hablaba en la lingüística clásica).
  • Teoría bereber: Emparenta el euskera con las lenguas bereberes del norte de África, para ello se basan en las estadísticas sobre semejanzas entre palabras de ambos idiomas. Dentro de este grupo llamó en su día mucho la atención los autores que emparentaban directamente el guanche canario con el euskera.
  • Teoría de sustrato vascónico: Según la cual ya no es que el euskera sea anterior a la migración indoeuropea, sino que es anterior al neolítico y sería una lengua paleolítica de hace entre dos y un millón de años.
  • Teoría paleosarda: algunos lingüistas encontraron similitudes entre las raíces en euskera y el sustrato del paleosardo, la lengua hablada en Cerdeña antes de los romanos.
  • Teoría aquitana: según la cual el euskera se originó en la antigua región de Aquitania y estaría estrechamente emparentado con el aquitano (lengua muerta).
  • Teoría dogón: En 2014 saltó a la palestra un estudio del filólogo Jaime Martín Martín de la Universidad Complutense de Madrid, que confirmó tras 12 años de investigación que el Euskera proviene del país africano de Mali. En concreto encontró muchas similitudes con el idioma dogón.

Etimológicamente tampoco está claro cuál es el origen de la propia palabra euskera (euskara en vasco). Dicen que si de la unión del verbo decir en euskera antiguo (enautsi) y el sufijo -kara o “forma de hacer algo”. Con lo cual euskera vendría a significar “forma de decir” o “forma de halar”. De euskera derivarían las palabras euskaldun (literalmente “el que posee euskera”), euskal herria (“tierra del euskera”) o el neologismo de Euskadi como alternativa del anterior y que se ha quedado como sinónimo de País Vasco.

Ilustración 1: Máxima distribución que alcanzaría el euskera en pretéritamente por toponimias entre el río Ebro y el Garona

En cuanto a su distribución geográfica en la actualidad se habla en Euskadi, el norte de Navarra y el denominado país vasco francés o Iparralde en euskera (parte del departamento de los Pirineos Atlánticos francés, en concreto tres territorios: Labort, Baja Navarra y Sola). Pero perece ser que es un idioma en retroceso geográfico, y que por estudios de toponimia en tiempos llegaba desde el golfo de Vizcaya hasta el pirineo catalán. Algunos autores incluso amplían dicha zona abarcando todas las tierras comprendidas entre el río Ebro en España y el río Garona en Francia. Lo cual incluiría en España a La Rioja, norte de Soria, este de Cantabria, nordeste de Burgos, norte de Huesca, noroeste de Zaragoza y parte de Lérida.

Con datos de 2016, se afirmaba que en Euskadi y el norte de Navarra e Iparralde (las zonas de España y Francia donde se habla el euskera) la población mayor de 16 años era en un 33,9% vascoparlante bilingüe (hablan el euskera y el español/francés indistintamente) en un 19,1% vascoparlante bilingüe pasivo (entienden el euskera pero no lo hablan, hablan español/francés) y un 47% era castellanohablante o francéshablantes exclusivo (vascoparlante exclusivos no existen). En número de habitantes vascoparlante bilingüe es de 631.000 habitantes, vascoparlante bilingüe pasivo de 356.000 y castellanoparlante/francés hablante exclusivo de 877.000.

Pero esta distribución no es uniforme en las distintas regiones, así en Álava usan el euskera solo el 4,8%, en el país vasco francés el 4,9%, en Navarra el 5,9%, en Vizcaya el 9,4% y en Guipúzcoa el 30,6%.

Tampoco lo es su distribución por edades, entre los 2 y los 14 años lo usan el 19,3% (que sería el máximo por rango de edad) y los mayores de 65 años solo el 8,1% (que sería el menor por rango de edad). También hay mucha variabilidad si nos fijamos en las grandes ciudades, el euskera se usa el 2,5% en Bayona, el 2,7% en Pamplona, el 3,5% en Bilbao, el 4,1% en Vitoria y el 15,3% en San Sebastián.

En cuanto a su estatus oficial en España el euskera es legua oficial junto con el español en Euskadi y así lo recogen el estatuto de autonomía vasco de 1979. En Navarra su Amejoramiento del Fuero recoge que el español y el euskera son lenguas oficiales, pero únicamente para las zonas vascoparlantes del norte de Navarra, en el resto de Navarra únicamente el español es el idioma oficial.

En el país vasco francés o Iparralde el euskera no es lengua oficial, pues la constitución francesa establece que la única lengua oficial en todo el estado es el francés. Lo cual no ha impedido que Francia fuera signataria en 1992 de la Carta Europea de las Lenguas Minoritarias o Regionales, promovida por el Consejo de Europa (al igual que fue signataria España), pero únicamente España la ha ratificado (Francia lo tiene aún pendiente, si es que algún día la ratifica).

El euskera ha tomado mucho léxico del español y en menor medida del francés. El Euskera es un idioma básicamente ágrafo, casi nunca se ha escrito de forma regular (a pesar de que autores vascos se empeñen en encontrar la excepción en estelas de inscripciones funerarias tardoromanas supuestamente escritas en euskera o glosas medievales, o traducciones muy mediocres de textos litúrgicos), y solo fue a partir de 1968 tras el Congreso de Aránzazu de la Real Academia de la Lengua Vasca (en euskera “Euskaltzaindia”) fundada en 1918, que empezó la normalización del euskera que conduciría al euskera unificado (o euskera batúa). En este proceso de normalización o unificación se estableció un alfabeto (este es el origen de la grafía tx para el sonido ch en castellano, o el uso característico de la K).

Ilustración 2:Dialectos del euskera.

El euskera no es un único idioma, sino un conjunto de dialectos estrechamente emparentados, aunque estos dialectos tienen léxico, gramática y fonética propios, lo que hace que algunos apenas sean mutuamente inteligibles. Existen tres en España y dos en Francia, a saber:

  • Dialecto occidental o vizcaíno: Hablado en principalmente en Vizcaya, una pequeña franja occidental de Guipúzcoa y una diminuta franja del norte de Álava.
  • Dialecto central guipuzcoano: Hablado en Guipúzcoa y una pequeña franja del oeste de Navarra.
  • Dialecto navarro: Hablado en la zona norte o pirenaica occidental de Navarra.
  • Dialecto labortano-navarro: Hablado en los territorios vascofranceses de Labort y Baja Navarra (de los tres territorios vascofranceses el más occidental junto a la costa atlántica y el central, respectivamente).
  • Dialecto suletino: Hablado en el territorio vascofrancés de Sola (el territorio vascofrancés más oriental de los tres).

El euskera batúa (literalmente “euskera unificado”) es el correspondiente a la estandarización o normalización llevada a cabo a partir de 1968. En la actualidad es el euskera oficial que se enseña en las ikastolas y de la administración vasca o navarra, el de los medios de comunicación y en la literatura. Se basa en los euskeras navarro, labortano-navarro y guipuzcoano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta