La OMPI realiza una estadística estableciendo un ranking de países usando la ratio del número de patentes solicitadas en 2020 frente al Producto Interior Bruto (PIB). Es curioso por el hecho de que la Oficina de Patentes Europea (EPO) establecía una estadística parecida, pero en el ranking se enfrentaba el número de patentes solicitadas frente a la población del país. Es decir, uno opta por la riqueza y otro por el número de personas, quizás diga mucho de cada organización o quizás sea simple anécdota.

Sobre el gráfico que se mostrará a continuación hay que hacer ciertas advertencias previas: Los datos de Japón se refieren a 2019 y no a 2020 como indica el enunciado. Se han incluido en el grafico únicamente los diez primeros países, que cumplieran tener un PIB superior a 25.000 millones de dólares anual y al mismo tiempo con más de 100 solicitudes de patentes anuales. Las unidades de PIB para realizar el cálculo (dividiendo el número de patentes por estas unidades) se sitúan en 100.000millones de dólares norteamericanos. Las cantidades del PIB se cuantifican en dólares norteamericanos ajustados al nivel adquisitivo de 2017.

Ilustración 1: los diez primeros países por nº de solicitudes de patentes frente a PIB en 2020.

Las diferencias en el número de solicitudes de patente son un reflejo tanto del tamaño de la economía como de su nivel de desarrollo. No obstante, el número de solicitudes presentadas en un país en relación con su PIB permite comparar la actividad en países con economías de tamaños muy distintos y obtener un valor alternativo.

Con 8.249 solicitudes de patente presentadas por unidad de PIB (100.000 millones de dólares de los Estados Unidos cada unidad), la República de Corea siguió recibiendo el mayor número de solicitudes de patente en 2020. China (5.845) ocupó el segundo puesto, seguida del Japón (4.696), Alemania (1.609) y Suiza (1.605). Desde 2018, estos son los cinco principales países.

Reseñar que de los diez países, cinco (el 50%) son europeos, cuatro asiáticos (el 40%) y uno solo norteamericano (el 10%). Lo cual indicaría que Europa en conjunto sigue siendo la región con mayor nivel de desarrollo y de economías de mayor tamaño, seguida muy de cerca por asía y ya muy alejado de estas dos regiones Norteamérica.

Pero esto no es más que una interpretación engañosa de los datos (ya se sabe que existen las mentiras, las grandes mentiras y las mentiras estadísticas). Pues si nos fijamos en el número de patente que salen del cálculo de la ratio, los tres primeros países son asiáticos y el primero de ellos (Corea del Sur) más que quintuplica al primer europeo (como no, la ínclita Alemania). La interpretación correcta sería que el gráfico refleja que en el tamaño de la economía y en su nivel de desarrollo estaría en primer lugar la región asiática, seguida de la región europea con una ratio inferior a la mitad de la primera y en tercer lugar Norteamérica ya muy alejada con una ratio inferior en más de quince veces.

Si nos enfocamos en Europa, en cabeza está Alemania, (la auténtica potencia económica europea) y destacar el buen papel de Suiza y los tres países nórdicos (Finlandia, Suecia y Dinamarca) que a pesar de su escasa demografía y extensión geográfica aparecen en la lista (ya hemos comentado en capítulos anterior el motivo de todo ello, y no incidiremos más por tanto) y en contraposición que no aparezcan otras potencias económicas europeas como Francia o Reino Unido.

Lo que si es una autentica incógnita que nos deja perplejo es la aparición en última posición de Irán, país que nunca ha aparecido entre los primero de ninguna estadística elaborada por la OMPI anteriormente. No se si atribuirlo a un error de la OMPI o a una curiosidad pintoresca inexplicable para mí lo mire por donde lo mire.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta