Ilustración 1: Ranking de las 10 primeras empresas en solicitar patentes EPO en 2019.

En el gráfico de arriba aparecen en negro las empresas norteamericanas, en rojo las europeas, en gris las japonesas, en azul oscuro las surcoreanas y en azul claro las chinas. Es prácticamente el mismo que aparecía en las estadísticas de la WIPO salvo lo esperable por tratarse de patentes EPO. Aparecen más empresas europeas y menos chinas y levemente alguna más norteamericana (ya se comentó el motivo de esto en el primer capítulo de esta serie). Sigue destacando la potencia de la china Huawei y de las surcoreanas Samsung y LG, todas ellas del sector de la comunicación digital (telefonía móvil, para hablar en plata).

Ilustración 2: Porcentajes de patentes EPO solicitadas en 2019 por tipo de entidad.

Mucho más interesante, por la nueva información que aporta es el segundo gráfico.

Casi tres cuartas partes de las patentes EPO solicitadas en 2019 corresponden a grandes empresas, multinacionales todas ellas, que son las únicas que aparecen en el top ten del primer gráfico.

Menos de la quinta parte corresponde a PYMES e inventores individuales. Lo cual abre una pequeña puerta a la esperanza de que aun es posible recompensar la capacidad de invención pura y dura, no la respaldada casi única y exclusivamente por la cuenta de resultados astronómica de una multinacional. En un océano de tiburones voraces, aun encuentran sus resquicios los pequeños pececillos para sobrevivir.

Menos alegría produce el saber que solo una décima parte corresponde a entidades públicas (universidades o centros de investigación). Apetecería que este porcentaje fuera mucho mayor por lo que implicaría de mayor igualdad de oportunidades para la investigación (y por tanto para patentar) que se le supone al sector público que al sector privado. Pero existe un único modelo económico en la actualidad, el capitalismo y era de esperar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta