Para comprender entre que “países anda el juego del 5G” tendremos que ver cuáles son las empresas que no solo podrán garantizar la innovación con sus patentes, con los suficientes productos, sino que también deberán responder con un servicio eficiente entre dispositivos, sistemas y redes. El ranking de patentes activas 5G, según el informe de la plataforma IPlytics, lo lidera Huawei, con una cuota total del 15,93%; le sigue LG Electronics, con el 10,79%; Samsung Electronics, con el 10,55%; Qualcomm, con un 10,44% y Nokia con el 9,74% de cuota sobre el total. Además, el informe recopila otra clasificación teniendo en cuenta otras aportaciones de las empresas al desarrollo e innovación del 5G, incluyendo publicaciones científicas, cambios y recomendaciones en normativas o contribuciones técnicas a nuevos estándares, estando liderado por Huawei con una contribución del 21,64%; le sigue Ericsson con el 17,52% y Nokia con el 12,89%.

A continuación, os mostramos una de las tantas patentes de Huawei Technologies Co. Ltd. encontradas en Espacenet:

Ilustración 1.- Sistema y método para una red de quinta generación (5G) personalizada (US9788211B2).

US9788211B2 SYSTEM AND METHOD FOR A CUSTOMIZED FIFTH GENERATION (5G) NETWORK

Las ventajas técnicas generalmente se logran mediante realizaciones de esta divulgación que describen sistemas y métodos para una red de quinta generación (5G) personalizada.

Quiero destacar el punto de vista de Manuel Desantes (Catedrático de Derecho Internacional privado y exvicepresidente de la Oficia Europea de Patentes) en la entrevista del periódico el País por T.L.M. (07/07/21 titulada El círculo virtuoso del 5G: innovar, patentar, estandarizar): «La concepción clásica de patentes (empresa o inventor que patenta un avance y lo explota en exclusiva) haría casi imposible el desarrollo tecnológico del 5G, ya que se basa en la conectividad e interoperabilidad de sistemas, productor y servicios por parte de compañías competidoras, provenientes de culturas diferentes. Para que todos los aparatos y todas las redes puedan hablar con independencia de las empresas que están detrás, la industria de las telecomunicaciones ha desarrollado una nueva gobernanza para las patentes, capaz de combinar la protección y el incentivo a la innovación de avances tecnológicos. Un organismo llamado 3GPP, es la pieza clave en este sistema, (se creó en 1998) para el desarrollo de la red 3G, está formado a su vez por 7 organizaciones de telecomunicaciones y cientos de compañías como miembros que determinan los estándares técnicos de los diferentes desarrollos. Una herramienta fundamental de su labor son las llamadas SEP (Standard Essential Patents) o lo que es lo mismo, son las patentes esenciales o las innovaciones que han logrado convertirse en parte del estándar que toda industria ha de utilizar.

Una vez que la innovación en 5G alcanza el estatus de patente esencial, entran en juego lo que se ha dado a llamar los acuerdos FRAND (acrónimo en inglés de Justo, Razonable, y No Discriminatorio / Fair, Reasonable and Non Discriminatory). Es un sistema muy distinto del tradicional, pues el inventor ya no define el precio, y pierde la exclusividad de su innovación, siempre y cuando se le compense en condiciones FRAND. A cambio, puede acceder a innovaciones de otros, y toda la industria, y en segunda instancia el conjunto de la sociedad se beneficia del sistema. Es un esquema que se ajusta a un mundo de innovación abierta. El 5G no se basa en la mejora de las redes previas, sino en nuevos casos de uso (como los vehículos autónomos, la cirugía remota), por ello se necesita una red que proteja la innovación, sin que la protección signifique exclusividad. La protección, las patentes, se convierten en el paso previo para la estandarización, cerrando el círculo virtuoso que va de la idea al producto final”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario